Qué cosas son indispensables en un botiquín para bebés

La llegada de un bebé a casa plantea situaciones novedosas en las que quizá nunca te habías parado a pensar. A lo mejor ya cuentas con un botiquín en tu hogar pero, ¿contiene los productos apropiados para un niño pequeño? Definitivamente, un almacén donde guardas todos los medicamentos que han utilizado alguna vez los distintos miembros de la familia, adultos y niños, no es un botiquín de primeros auxilios. Para que cuentes con uno realmente seguro y eficaz, te invitamos a pensar en las siguientes ideas que plantea la AEPAP (Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria):

  • Debe contener lo mínimo imprescindible.

  • Debe guardarse en un contenedor que puedas transportar fácilmente.

  • Debe incluir elementos e instrumentos prácticos para afrontar ciertas situaciones de primeros auxilios, como termómetros, tiritas, gasas…)

  • También, algunos medicamentos de venta libre recomendados por el pediatra y, si han sido recetados, aquellos específicos que el pequeño necesite.

  • Debes adaptarlo si vas a desplazarte a un lugar distinto al que vives (otro país, a la montaña, la playa…).

  • Debes guardarlo en un lugar fuera del alcance de los niños.

  • Debe utilizarse para una actuación inmediata que puedas resolver. Ante la duda o situaciones más graves, tienes que recurrir lo más rápidamente posible a un médico.

Útiles que debe tener mi botiquín para bebés

En este apartado vamos a incluir esos elementos que no son medicamentos ni compuestos farmacéuticos, sino “herramientas” que nos sacarán de más de un apuro.

Termómetro

Un termómetro de lectura rápida nos ayudará a medir la temperatura del bebé en caso de que creas que pueda tener fiebre. La AEPAP recomienda que sea digital.

Pinza fina con dientes

Te vendrá bien cuando el pequeño empiece a explorar su entorno, en el caso de que necesites extraer algún cuerpo extraño de su piel.

Jeringa

incluye guantes desechables en tu botiquín para niñosEste instrumento te será útil para hacer lavados. Por ejemplo, es habitual que tengas que limpiar los ojos del niño con suero fisiológico. También puede que te toque limpiar alguna pequeña herida que se haya hecho jugando.

Guantes desechables

Otros que son útiles para curar heridas sin infectarlas. No es habitual que los recién nacidos sufran este tipo de percances, pero cuando vayan pasando los meses y comiencen a ser más activos, podría suceder.

Gasas

En el caso de que tengas que tratar una de estas heridas de las que hablábamos, te servirán para limpiarla y para cubrirla. Además, también te serán útiles en el lavado de ojos del bebé.

Vendas

Otro recurso que podrías llegar a utilizar en bebés más mayores que comienzan a caminar y a explorar el mundo que les rodea. Las puedes encontrar de distintos tipos, como autoadhesivas, normales, elásticas… Comprueba que no irriten la piel.

Esparadrapo antialérgico

Puesto que vas a incluir las gasas y vendas en tu botiquín, necesitarás esparadrapo para fijar alguno de estos apósitos. Es importante utilizar un esparadrapo que no provoque alergias en el bebé.

Tiritas

Estos apósitos también son imprescindibles y muy útiles para cubrir heridas pequeñas. Al igual que sucede con el esparadrapo, debes tener cuidado de que sean hipoalergénicas. La AEPAP recomienda, además, que sean resistentes al agua.

Algodón

Otro elemento que sirve para limpiar superficialmente la piel. No es recomendable utilizarlo en heridas, porque puede soltar fibras que contaminen la lesión.

Tijeras

Tijeras de punta roma para tu botiquínEs posible que las gasas o las tiritas que quieras utilizar no tengan el tamaño más adecuado para el problema que debes resolver. Además de servirte para recortarlas a la medida idónea, te ayudarán a hacer tiras de esparadrapo para pegar lo que necesites. La AEPAP puntualiza que deben ser de punta roma.

Strips

La AEPAP recomienda tener en el botiquín este tipo de tiras adhesivas que actúan a modo de sutura ante una herida importante. Si te ves en la situación de utilizarlas, deberás acudir al médico urgentemente a continuación.

Listado de números de teléfono

Puede que no te hayas parado a pensar en ello —y menos en la era del móvil— pero incluir en el botiquín una lista con números de teléfono importantes en caso de urgencia puede ser de gran ayuda. La AEPAP recomienda el de Emergencias (112) y el del Servicio de Información Toxicológica (91 562 04 20). Puedes añadir también el de la persona que suele cuidar del niño en ciertos momentos, además del del trabajo de los padres, si es que el accidente sucede cuando no están en casa. Completar estos números con papel y lápiz para tomar notas es otra de las sugerencias de la AEPAP.

Tratamientos farmacéuticos para incluir en el botiquín de mi bebé

Hasta el momento hemos hablado de herramientas y utensilios que nos ayudarán a afrontar un accidente en casa. Además de ellos, es conveniente contar con algunos productos que nos pueden sacar de un apuro en un momento dado. Deberás consultar con un médico pediatra para saber qué medicamentos y tratamientos farmacéuticos específicos debe tener el botiquín pensado para tu bebé. Entre los que la AEPAP recomienda, destacamos los siguientes:

Repelente de insectos

La picadura de insectos puede provocar reacciones molestas para el bebé e incluso reacciones alérgicas. Un repelente puede ser una buena medida de prevención, aunque deberás prestar atención a si es apto para niños pequeños.

Crema hidratante

La crema hidratante ayudará a aliviar problemas de irritaciones y escozor producidos por roces con la ropa y pañales. También será útil para quemaduras solares leves.

Protector solar

La AEPAP explica que debe ser resistente al agua, de tipo pantalla total y con protección a los rayos ultravioleta e infrarrojos.

Suero fisiológico

Esta solución líquida sirve para lavar zonas como los ojos o la nariz. Además, puede resultarte de mucha utilidad para lavar pequeñas heridas.

En caso de vómitos y diarreas

Contar con suero hiposódico en tu botiquín puede sacarte de un apuro. Podrás emplear este tipo de suero para rehidratar al pequeño. Acude al pediatra para que pueda aplicar un tratamiento apropiado.

Es importante revisar tu botiquín

Como ves, a pesar de que un botiquín debe ser manejable, transportable y eficaz para una emergencia antes de acudir al médico, la lista de productos que debe contener no es tan pequeña.

Lo más importante es que tu botiquín contenga los productos básicos de uso común, respaldados por la opinión de tu pediatra, y aquellos específicos que hayan sido recetados para tu bebé; ya sea porque tiene una afección específica o propensión a ciertas enfermedades. También deberá ser el pediatra quien determine la conveniencia o no de seguir utilizándolos.

El control de tu botiquín es imprescindible para que sea eficaz. Vigila las fechas de caducidad de todo lo que contenga cada seis meses. Así podrás desechar y renovar aquello que ya no sirva y tenerlo todo a punto en caso de urgencia.

 

¡Aviso importante!

La leche materna es el mejor alimento para el lactante.

ferrer-logo.png