Consejos de higiene

Usted está aquí

 La piel

Piel limpia

Durante el embarazo se incrementa la sudoración y la secreción de sebo. La ducha diaria será ideal para mantener tu piel limpia y también para relajarte y estimular la circulación sanguínea. Sensación de bienestar garantizada.
Por otra parte, habrás notado que se produce un aumento del flujo vaginal (leucorrea), en cantidad, consistencia y aspecto. Por eso debes ser más cuidadosa con tu higiene íntima durante este periodo. ¿Cómo?

  • Utiliza jabones líquidos, suaves, indicados para la higiene íntima, así evitarás infecciones vaginales comunes como candidiasis.
  • Tras el lavado, procede a secar de forma cuidadosa tus zonas íntimas para evitar el crecimiento de gérmenes que se desarrollan en condiciones de elevada humedad y temperatura.
  • Utiliza ropa íntima cómoda, a ser posible de algodón u otro tejido natural.
  • Bebe mucha agua. Una buena hidratación interna, favorece la salud íntima.
  • Evita los lavados vaginales. No son recomendables porque alteran la flora vaginal y pueden provocar la aparición de infecciones.
 

La mente

Mente sana

Consejos de higiene

La higiene mental es tan importante como la corporal. Mantén unaactitud positiva, esperanzada y optimista ante este nuevo periodo de tu vida. Acepta los cambios, vive las sensaciones.

En la medida de lo posible, tómate las cosas con calma. Respira. Evita el estrés laboral y todas aquellas situaciones que puedan aumentar tu ansiedad.

Apóyate en tu pareja. Su comprensión hacia tus nuevos estados de ánimo y su colaboración en la preparación de la llegada del bebé, te ayudarán a estar más tranquila y segura. Díselo.

 

Higiene dental

Los cambios hormonales que se producen en el embarazo pueden afectar a tus encías y dientes. Es frecuente la aparición de gingivitis y también de caries, ya que se modifica la composición de la saliva. ¿Qué debes hacer?

  • Cepilla tus dientes después de las comidas, al menos 2 veces al día (mañana y noche). El cepillado debe ser minucioso pero suave. Evita la utilización de un cepillo de cerdas fuertes.
  • Masajea tus encías de forma suave cuando te cepilles, de esta manera las fortalecerás y evitarás un futuro sangrado, y un descenso de la sensibilidad.
  • Utiliza el hilo de seda dental o cepillos interproximales para la limpieza entre tus dientes, así como una pasta fluorada. Consulta con tu dentista qué productos específicos puedes utilizar, como enjuagues, colutorios, etc.
  • Visita periódicamente a tu dentista durante el embarazo para controlar la salud de tus dientes.
  • Aumenta la ingesta de alimentos ricos en calcio, ya que tus requerimientos de este mineral aumentan para favorecer el desarrollo de los huesos y dientes del futuro bebé.