Lactancia artificial

Usted está aquí

Si decides no dar el pecho, por el motivo que sea, la lactancia artificial mediante fórmulas infantiles es una alternativa excelente para alimentar a tu bebé. Estas fórmulas incorporan los ingredientes necesarios para asegurar su correcto crecimiento y un adecuado desarrollo.

 ¿En qué casos?

La lactancia artificial mediante fórmulas infantiles es la opción indicada e idónea cuando la lactancia materna no es posible, resulta insuficiente o se encuentra contraindicada (enfermedades graves, ciertas infecciones y medicaciones, etc.).

Es tu alternativa si así lo has decidido por motivos personales como pueden ser cargas familiares o laborales.

Es una manera de implicar al papá de manera activa en la alimentación del bebé. Él también puede dar el biberón y disfrutar, como tú, de estos momentos tan especiales

 

Cómo preparar el biberón

  • Lávate las manos cuidadosamente.
  • Hierve agua durante 5 minutos y déjala enfriar hasta 37-38ºC, de manera que se facilite la disolución de la leche en polvo. También puedes utilizar agua embotellada poco mineralizada
  • Pon la cantidad de agua necesaria en el biberón del bebé.
  • Añade el número necesario de medidas rasas y no comprimidas. Para ello utiliza exclusivamente el cacito medidor que encontrarás en el envase.
  • Cierra el biberón y agítalo hasta obtener la disolución completa del polvo.
  • Controla que el biberón está a la temperatura adecuada, 37ºC, con la cara interna de tu antebrazo.
  • Utiliza el biberón inmediatamente. Debe ser consumido como máximo 1 hora después de haberse preparado. Si sobra algo de leche no debe guardarse para otra vez, ya que existe el riesgo de que se estropee o se contamine.

 Esterilización

  • El biberón debe ser esterilizado para eliminar los gérmenes potencialmente nocivos, sobre todo durante los primeros 3 o 4 meses de vida del bebé.
  • Limpia el biberón con agua para eliminar posibles restos de leche y lávalo con una escoba limpia-botellas y líquido lavavajillas. También debes lavar la tetina y la rosca que la sujeta.
  • Ya tienes el biberón listo para su esterilización. Existen varios métodos:
  1. Sumergir el biberón en agua hirviendo. Se debe mantener la ebullición unos 20 minutos.
  2. Productos especiales destinados a la esterilización en frío.
  3. Esterilizador eléctrico o esterilizador para usar en microondas. Ambas opciones funcionan utilizando el vapor de agua muy caliente.
  • Una vez esterilizado, guarda el biberón en un recipiente cerrado o en la nevera para evitar que se depositen gérmenes.
  • Controla el estado de botellas y tetinas para valorar cuándo ha llegado el momento de sustituirlas. Tres meses de uso diario puede considerarse el tiempo máximo para garantizar un empleo seguro de todas las piezas del biberón.

 Las tomas

  • Durante las 2 primeras semanas de vida del bebé, por regla general, ingiere 8 tomas de 60 cc.
  • Entre la segunda y octava semana, el bebé ingiere 7 tomas de 90 cc.
  • Durante el segundo y tercer mes puede disminuirse el número de tomas a cinco diarias.

Recuerda que según las peculiaridades de cada niño, será su pediatra quien ajustará estas pautas.